Saltar al contenido

Pulverizador atomizador

Un agricultor moderno y avanzado repasa la tecnología disponible en equipos pulverizadores y atomizadores antes de tratar su sembradío, entendiendo que la respuesta a la actual agricultura competitiva y sostenible recae en el uso y selección de equipos adecuados para la aplicación de agroquímicos y productos fitosanitarios.

Catalogo de los mejores pulverizadores agrícolas atomizadores al mejor precio.

Características de un pulverizador agrícola atomizador

Ambos equipos de califican según el método que aplican para convertir el líquido en gotas

La clasificación de ambos equipos se hace en función del método utilizado para romper el líquido en gotas. Si las gotas se producen al atravesar un líquido a presión o boquilla en contacto con el aire, llegando a su objetivo por pura inercia, se le llama máquina pulverizadora, en cambio, si el equipo trata de ayudar a la gota a llegar a su objetivo con la energía del aire se le denomina atomizador.

Ambos equipos han conseguido su respectivo auge en el mercado agrícola, siendo todavía muy utilizados gracias a sus grandes ventajas, entre las que se incluyen una mejor infiltración en la maleza y menor sensibilidad al viento, en el caso de atomizadores.

Ventajas de un pulverizador agrícola atomizador

Profesionales con experiencia en el uso de atomizadores, también llamados pulverizadores hidroneumáticos, resaltan como ventaja la posibilidad de que el cultivo reciba una cobertura más completa y uniforme en profundidad, es decir, que el operador conseguirá una mayor penetración en masas de vegetación al momento en que aplica el producto insecticida.

Por lo general, los pulverizadores atomizadores operan con una anchura de trabajo que raya los seis a 12 cm y un accionamiento que alcanza una fuerza de 540 y 1000 rev/min.

 Por lo que su funcionamiento requiere ser activada sólo para aplicar insecticidas y fungicidas en cosechas con elevado desarrollo foliar, donde alcanza una velocidad de trabajo de 2 a 6.0 km/h, con eficiencia en parcelas de 0.35 a 0.65, lo último debido a que se reduce la velocidad a medida que aumenta el volumen aplicado.