Saltar al contenido

¿Cuando surgen los pulverizadores agrícolas?

Primeros intentos y desarrollos

Entre 1890 y 1940, los avances tecnológicos comenzaron a sucederse de manera impresionante: aparecieron las maquinarias que proyectaban fluido a fuerza, los motores de combustible fósil y la regulación a presión. Estos avances facilitaron la posterior aparición de las ahora conocidas pistolas de presión, fabricadas con la finalidad de aplicar procedimientos de protección en los árboles frutales.

Esto produjo una revolución en el sector agrícola; el 100% de los agricultores comenzaron a emplear los productos químicos aplicándolos a sus cultivos por medio de pistolas usando la técnica de pulverización por alta presión. En aquel entonces se presentaba como una labor muy exigente y laboriosa, ya que era necesaria la participación de tres personas para la aplicación de los productos químicos.

El desarrollo de los pulverizadores modernos.

Los datos históricos disponibles al respecto señalan que fue a inicios de la Segunda Guerra Mundial cuando empezaron a utilizarse en la agricultura estas innovaciones tendentes a mejorar la aplicación de los químicos con un gran ahorro de tiempo, principalmente debido a la ausencia de mano de obra capacitada posterior a la guerra, trayendo en consecuencia el uso extenso de plaguicidas efectivos, lo que trajo también la obtención de cosechas de alta calidad.

Los primeros pulverizadores de carácter industrial comenzaron a aparecer en últimos años de la década de los 60. Los reportes tecnológicos relacionados mencionan que se han mantenido en uso hasta el día de hoy; de igual manera, en el periodo entre los años 1980 y 1990, la tecnología ha dado pie al desarrollo de atomizadores modernos mucho más eficientes, es decir con un mayor control que incide en la obtención de mayores beneficios.